Artículos,  Opinión

Apuesta y comenzarás a ¿ganar?

Hace unos meses, mientras caminaba hacia un centro comercial cercano a mi casa y escuchaba música con mis auriculares, me topé con la inauguración de un nuevo local: una casa de apuestas. Recuerdo que me sorprendió muchísimo el hecho de que, de la nada, hubieran plantado una casa de apuestas allí. Pasaba por esa zona constantemente, por lo que debían haber preparado el local en cuestión de días. Me llamó aún más la atención saber que a tan solo 350 metros, se encontraba otra. Esa ya llevaba años allí, y además de apuestas, ofrecía juegos de casino e incluso una zona de bingo. En ese momento me apenó recordar ver a muchos adolescentes e incluso conocidos entrando en aquel establecimiento, apostando y participando en juegos como la ruleta. Un mes más tarde, cerró uno de los supermercados de mi barrio y en su local ahora hay una casa de apuestas.

Casa de apuestas abierta de noche en el Parque Comercial de La Mareta | Fotografía propia.

Pude notar la descontrolada proliferación de las casas de juego y de apuestas: literalmente me encontraba un local de este tipo cada 50 metros.

Este verano, en uno de mis paseos por la capital de España, pude notar la descontrolada proliferación de las casas de juego y de apuestas. Me encontraba en el distrito de Tetuán, al noroeste del centro de Madrid, más concretamente en la calle de Bravo Murillo, una de las más largas de la ciudad. No dejaba de aumentar mi sorpresa al ver como literalmente me encontraba un local de este tipo cada 50 metros. No hay mucho más que decir, hay 61 locales de casas de juego y apuestas en el distrito.

Busco en Internet información acerca de las casas de apuestas y descubro de primera mano los pocos artículos que hay sobre esta cuestión en la web. Me parecen muy pocos en comparación con el obvio auge que las casas de apuestas están teniendo. No dejaba de preguntarme cosas: ¿dónde están todos los periodistas que dedican su carrera a escribir sobre sociedad? ¿Y los grandes medios de comunicación? ¿Por qué ninguno ha investigado ni se ha metido de lleno en este terreno?

Los medios perderían 133 millones de euros con el fin de la publicidad del juego, y eso está por encima de cualquier medio de comunicación, y aún mucho más por encima de cualquier periodista. 

Ahora me doy cuenta de cómo la mayoría de las veces vivimos en la ignorancia. Aún no había descubierto que los intereses de ciertos sectores están muy por encima de cualquier medio de comunicación, y aún mucho más por encima de cualquier periodista. Según el diario “El Español”, los medios perderían 133 millones de euros con el fin de la publicidad del juego, y esto se prioriza por encima de cualquiera de nosotros. Las grandes empresas dedicadas al juego, como las que se apelotonan en Tetuán, o como las que abren cerca de mi casa, generan millones de euros a empresas externas con su publicidad. Si abriésemos un poco los ojos nos daríamos cuenta de cuánta publicidad hay en televisión, prensa online, radio y partidos de fútbol. “¡Apuesta y comienza a ganar!”, es el mensaje que más anuncian. Claro que no te dicen todo lo que vas a perder. Ni tampoco que posiblemente lo único que ganes sean deudas.

Hay 25 casas de apuestas en la isla de Gran Canaria, los canarios se jugaron 43,6 millones de euros en las casas de apuestas deportivas en 2016, altas cantidades de dinero para un sector tan peligroso. 

A día de hoy, hay 25 casas de apuestas en la isla de Gran Canaria. No sé a ustedes, a mí me parece una cifra chocante. Según el Canarias 7, los canarios se jugaron 43,6 millones de euros en las casas de apuestas deportivas en 2016. Estamos hablando de altas cantidades de dinero para un sector del que muchas personas aún ni se han dado cuenta de lo peligroso que es. 

Y hablo de peligro, porque a pesar de la controlada regulación que tienen estos locales, he podido ver con mis propios ojos como menores de edad acceden a ellas, apuestan e incluso juegan. El ver para creer me ha llevado a desconfiar en el control y regulación de estas empresas, que no solo se aprovechan de las sociedades españolas ubicando sus locales en barrios de clase obrera, sino que, además, intenta atrapar entre sus garras al grupo más vulnerable: la juventud.  

3 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *