Artículos,  Especiales

¿Cuánto de racismo existe en los habitantes de Tunte?

En la tarde de ayer, se vivió una de las situaciones más polémicas jamás vistas en la isla de Gran Canaria. Los hechos ocurrieron precisamente en el pueblo de Tunte, perteneciente al municipio de San Bartolomé de Tirajana. Sus vecinos se convirtieron en motivo de discusión rápidamente tras la publicación de imágenes en las que se les veía formando una barricada en la carretera que da acceso al pueblo. La polémica no nació en el hecho en sí, sino en el motivo: la barricada, formada por contenedores de basura y otros materiales, servía como contención para evitar la entrada de una guagua que transportaba a migrantes procedentes del puerto de Arguineguín, a treinta y seis kilómetros del pueblo.

Barricada formada por los vecinos de Tunte

(Última Hora | Julio César Ruiz Aguilar, Lara Santana — Las Palmas de Gran Canaria)

Rápidamente se hicieron mediáticos los vídeos en redes sociales, difundidos en mayor parte por medios de comunicación regionales, lo que alimentó los comentarios de miles de personas que tachaban a los vecinos de «racistas», y otras calificaciones odiosas, tras el visionado de aquellos vídeos. Nadie pensó entonces en que todo aquello podría ser obra de un gran malentendido lejos del racismo, en las que se tenía como culpable a publicaciones sacadas de contexto.

Ninguna persona se paró a pensar entonces en preguntar en cuál era el motivo detrás de aquellas actuaciones, más allá utilizar la crítica como herramienta sobrevalorada. Menos un servidor, que inspirado por la vena periodística ha dejado momentáneamente las vacaciones programadas para este blog para ir tras la historia vivida en Tunte, el pueblo que se encuentra actualmente en el punto de mira. Cabe destacar que, desde esta fuente, se rechaza por completo la actuación realizada por parte de los vecinos de Tunte al cortar la carretera, pues se cometió un delito en dicho acto, además de hacer un mal uso del derecho a la reunión y manifestación.

 La historia que traigo hoy, como última hora, es a colaboración con una joven residente en Tunte, cuya voz necesita ser alzada para que seamos nosotros, los foráneos, los que intentemos entender cuál es la situación realmente vivida en el pueblo, y no la que podamos hacernos creer a nosotros mismos. Inserto texto, firmado por Lara Santana:

***

«Nací y me crie en Tunte, un lugar remoto, junto a valores inculcados por los mayores de este, donde el respeto y la humanidad son el pilar fundamental para educar a sus jóvenes. Este pueblo, que ahora mismo está en el punto de mira, no se olvida de sus raíces ni de sus antepasados que, ante la precariedad de la época, se vieron obligados a emigrar a países como Cuba. Tampoco se olvida de la situación geográfica en la que se encuentra, perteneciente a la placa africana, la cual, sin contar la calima, nos brinda todo aquello por lo que nos llenamos la boca llamando a nuestras islas «el paraíso».

Este, mi pueblo, es humilde, trabajador, honrado y, sobretodo, solidario. Un pueblo donde se conocen todos, una gran familia.  Aquí se sigue viendo eso de hacerle un recado a «Fefita», la vecina de tu abuela. Aquí se sigue fiando la compra, y si no puedes, pues “cuando cojas las papas arreglamos”. Aquí si por desgracia pierdes un familiar, vienen a darte las condolencias con un caldero de sopas bajo el brazo. Como toda familia, existen contratiempos, pero en los momentos importantes, somos uno.  Y ahora que considero que puedes hacerte una ligera idea de cómo es la gente Tirajanera, te pondré al tanto de lo acontecido durante el último año y así puedas opinar desde el “conocimiento empírico” y no desde la mediatización.

El 29 de noviembre de 2019 se contaban en la Escuela-Hogar, situada en el pueblo, a 71 inmigrantes, de los cuales 61 llevaban ya semanas alojados. Y tú te preguntarás, ¿cómo lo vivieron realmente los vecinos? Pues los primeros días los mayores presentaban sentimientos propios del desconocimiento en cuanto a la situación: muchos años sin recibir personas en dicha residencia, un pueblo que como ya digo se conoce al completo y que rara vez cuenta con un integrante nuevo entre sus calles. Pero dicha expectación duró poco y la adaptación de ambas partes vino de la mano de los más jóvenes. Yo he visto como los más pequeños prestan sus pelotas a esas personas recién llegadas, como mis amigos los invitaban a disfrutar de las tardes de fútbol y, entre señas y alguna que otra palabra cruzada, preguntarles por la talla de zapato y así poder jugar sin dejarse los dedos en el suelo o en el balón. He visto como las señoras mayores se ofrecían a cocinarles, vestirles y darles todo aquello que necesitasen. Lo mismo que hace justo un año con los alojados aquí a causa del incendio en Tejeda, pero con personas de dos pasitos más allá.

Sesenta y un inmigrantes se integraron con éxito y empezaron a formar parte de nuestra vecindad. Durante estos 9 meses han pasado por el pueblo unas 200 personas, en las mismas condiciones y recibiendo el mismo trato. Algunos se iban, otros llegaban nuevos y por suerte unos pocos pudieron quedarse durante todo este tiempo. Esos pocos ya son amigos, iban a los asaderos, tenían saludo con los jóvenes del pueblo, compartían bailes con mayores y pequeños e incluso arrimaban el hombro en tradiciones como la cabalgata de Reyes.

Pero en estas situaciones no solo importa el círculo social que les rodee, también importan las condiciones del lugar en las que se alojan. Como recinto en desuso desde hace casi una década comprenderán que no cuente con todas las instalaciones habidas y por haber. En el pueblo se oían comentarios como que se dejaron sábanas de un Hotel cercano o que en un principio se colocaban garrafas al sol para así ducharse con agua del tiempo.  En la actualidad, los últimos 80 alojados han sido trasladados a otro lugar, con lágrimas en los ojos, los jóvenes recientemente llegados y nosotros mismos nos decíamos adiós cuando nos dan la noticia de que el desalojo tan repentino se debe a la próxima llegada de los 13 supuestos positivos a Covid-19 que en esos momentos se encontraban en las carpas de la Cruz Roja situadas en Arguineguín. Aclaro que digo “supuestos” porque los mismos medios de comunicación que lo afirmaban hace 14 horas, ahora aseguran que son solo sospechas o incluso que los PCR tienen resultados negativos.

La reacción de muchos vecinos ha sido causada por el miedo, un pueblo mayoritariamente envejecido que cuenta con recursos sanitarios y servicios limitados. Son estos los únicos dos factores del revuelo hoy causado.  Esa residencia no está ni habilitada, ni situada correctamente para la llegada de los supuestos 13 positivos. Se encuentra junto a una comunidad, un parque y un colegio público. El pueblo no cuenta con un centro de salud totalmente equipado, aquí por una torcedura tienes que recorrer 25 km para hacerte una radiografía. ¿Se imaginan atender necesidades de tal calibre como una enfermedad pandémica?

Se ha formado una buena, no les voy a mentir. He de decir que desde mi punto de vista esto se podría haber manejado de otra forma, pero en ocasiones, los ciudadanos enmudecidos dejan de lado las formalidades y pasan a la acción.  La cosa acaba así. Esa docena de personas se encuentra ahora mismo alojada en la Escuela-Hogar.  Y mi pregunta es: si es cierto que las pruebas complementarias han dado negativas y que el traslado se realiza con el fin de confinar a esas personas durante los 15 días correspondientes, ¿no existe otro lugar dónde pasar la cuarentena y tras ese período integrarlos junto a los 80 alojados anteriormente?, ¿con qué fin trasladan a los que ya desde hace tiempo se encontraban hospedados aquí?,  ¿por qué se decide de la noche a la mañana sin dar noticias al ayuntamiento del pueblo que les acogería?

Espero de corazón que todas esas acusaciones infundadas hacia un pueblo altruista como es Tunte, vayan desapareciendo una vez se escuche a quienes lo forman. No siempre la televisión tiene la razón, una luz roja encendida durante 5 minutos no te muestra 9 meses vividos.

Lara Santana»

***

Este especial concluye con ánimos de diferenciar el racismo previamente criticado de la realidad. Si bien se puede considerar que la actuación de los vecinos no fue ejemplar, y es esa misma posición la que se mantiene desde este medio, tampoco es ético el machacar a personas de ser lo que no son.

Vecinos de Tunte posan junto a migrantes alojados en el pueblo

15 Comments

  • Anonimus

    En este nuevo mundo globalizado, también la globalización ha traído una nueva forma de trata con seres humanos como si de épocas otrora se tratase. Una nueva forma de esclavitud pero más “light”. Las mafias nos traen sueños de África, y Europa les ofrece un falso Dorado. A todo esto, por el camino valles de lágrimas, sufrimiento, explotación. La misma que llevan a cabo grandes potencias Europeas en el África Subsahariana, apropiándose de los recursos a cambio de armas y más guerras. Exprimiéndoles más y más. Mientras, nosotros haciendo de muro de contención, de campo de concentración.Todo es mercadeo, siempre lo ha sido y lo será hasta que en el mundo no haya justicia de la buena.

  • Pedro Tavio

    Ahul, conozco Tunte porque jugué en su equipo de fútbol, con Don Manuel de presidente, y no soy del pueblo, vivo en la capital, estoy totalmente con dicho lugar donde me trataron como persona y jugador de una manera difícil de explicar, nunca en el fútbol me trataron tan bien, ahh y no cobraba un céntimo, por eso. Puedo decir que la gente de Tunte, Don muy acogedora y sana, ojalá e Kanarias hubieran muchos pueblos y personas como ellos, ánimo Tunte un saludo afectuoso de Tavio

  • Alberto

    Buenas tardes, mi total apoyo al pueblo de Tunte que ante un atropello de tal calibre se ha levantado para defender la vulnerabilidad de sus mayores ante el Covid-19.
    Por que siempre son los mismos los que tengan que soportar las míserias y los riesgos?
    No acaso un problema d estado ?
    No hay barracones en la parte militar de la isleta?
    No hay Pañoles en el Arsenal?
    No hay angares en la base aérea ?
    Por favor dejen de abusar de la buena gente que conforman estos pueblos.

  • Incredulo

    Ellos creen q se justifican xq decían q iban contagiados y no xq fueran negros
    Ese es el nivel de ignorancia y el daño q hace pensamientos como los d VOX en esta sociedad.
    Lo malo,señores de Tunte,no es xq sean negros o no,es x NO acoger a PERSONAS ENFERMAS!

    • .

      Tanto q los defiende llévalos tu a tu barrio donde la mayoría de las personas q habitan son mayores donde están al lado de los niños en la escuela y antes de poner esos comentarios infórmate un poco y ponte en la piel de la otra persona.

  • Roberto Rodríguez

    Que mal se ha gestionado éste asunto. La culpa no la tiene los migrantes, la culpa la tiene éste gobierno de ineptos, que no pone solución en origen .

    • Amanda rosales

      No. No es RACISMO, no que va. Ahora tiramos por el miedo, y justificando actos injustificables. Así perpetuamos el racismo. Me parece indignante y avergonzarte, que encima justifiquen un acto de tanto odio e ignorancia, y lo respalden. No. ¿Ahora es por miedo porque son viejos? Pues chiquito miedo del covid tuvieron para hacer una barricada y juntarse con todo el pueblo. Ni siquiera tienen la decencia de pedir disculpas.

      Para aclarar, no estoy diciendo que el miedo no exista, pero que lo pongan como único motivo por el que hacen un acto tan ignorante, e hiriente…Mi gente, que el miedo no quita lo racista. Lo habrán echo por miedo, por seguridad (cosa que no vi ya que en las imágenes estaban todos juntos), por los ancianos o porque no tienen la suficiencia sanitaria, pero por mucho que duela, no podemos evadir una realidad, y es que, sigue siendo un acto racista, por mucho que lo intentemos ocultar con pretextos arbitrarios.

  • Almudena

    Felicitaciones a Lara y a Julio César por hacer visible la verdad de una situación, que aunque desafortunada, muestra el amor profundo del pueblo de Tunte.

    Es fácil arremeter desde determinadas posiciones y emitir comentarios de sencillez gramatical, cargados de juicio y rabia.

    Los migrantes llegados a Tunte desde Arguineguin no merecían encontrar esa desafortunada recepción, pero lo de anoche fue más grande que un trato de racismo, es importante no desviarnos del tema relevante.

    La verdad de lo sucedido gira en torno a un pueblo que acoge a 80 migrantes , que conviven y dejan huella. Ellos se van de forma inminente sin nada que lo justifique y los vecinos no tienen más opción que tomarlo. El miedo de esta nueva pandemia que recorre el mundo, toca directamente en a la puerta de un pueblo desprovisto de medios y con una población sensible. Es desde este lugar donde surge el grito de este pueblo canario, ya que ante la inmediatez y la desinformación, poco más se podía hacer.

    Esto no es racismo, es una situación que puede sobrepasar a cualquiera que crea en los suyos y esté dispuesto a gritar bien fuerte para que lo oigan.

    Deben saber todos que varios de los habitantes de Tunte, se preocuparon de solicitar que tradujesen a los inmigrantes que contemplaron el desafortunado incidente anoche, que el motivo de lo sucedido no eran ellos y que sentían lo sucedido.

    En Tunte conseguirán darle la vuelta a esta situación y salir reforzados, ya que cuentan con la experiencia de cómo hacerlo, la cosa es ¿Còmo lo harías tú si estás en su lugar mañana ?

    Atentamente,
    Yo también estoy con el pueblo de Tunte

  • Saray alemán

    Me parece muy bien lo que hicieron, ya que al estar tan cerca de ese hermoso pueblo y convivir con mucha gente de ese pueblo todos nos damos cuenta de las buenas personas que son y que están para lo bueno y lo malo, varias veces vi a los niños y adolescentes de ese pueblo jugando con los inmigrantes como si fueran unos más de el pueblo, el problema no es que sean de diferente color, el problema es que puede ser que tengan una enfermedad SIN cura y de estado pandémico, el pueblo se une, porque la mayoría son señores de avanzada edad y es más probable que se contagien de dicha enfermedad, y todos estamos de acuerdo que no vamos a olvidar lo buenas personas que fueron los inmigrantes con nosotros y estoy segura de que ellos no lo van a olvidar tampoco ♥️

  • Antino Hdez

    Entiendo que esas personas llegaban de Arguineguín( a 16 km del pueblo, como indicas sibilinamente) y que si tienen COVID 19 pueda generar inquietud (como indica la autora de la carta). Acepto esa coyuntura.
    Lo que no termino de entender es por qué gente que vive a cientos (o miles) de km de Tunte y potenciales Infectados de COVID 19 pueden acudir al pueblo y no generan inquietud alguna.
    Yo mismo, por ejemplo, estuve de paseo por es pueblo y almorcé en la plaza. Nadie me mostrò inquietud, al contrario, en el restaurante fueron muy amables y conversamos un rato.
    A la semana de volver a mi isla, por motivos de trabajo, me hice la prueba y di positivo asintomático.
    No puede ser tan difícil entender que la única diferencia entre un positivo de los de Arguineguín y un turista positivo como yo es la que es: dinero.
    Y eso tiene un nombre, por muchos encajes literarios que se quieran hacer.
    Me duele porque hemos sdotierra de emigrantes en pateras a América (hasta hace poco) y no tenemos memoria.
    No dudes que en mi isla hay gente que hubiese reaccionado igual.

  • Natalia

    Mis felicitaciones a Lara Santana y a Julio Ruíz,

    Por transmitir desde el descontento y la realidad de la situación.

    Para las personas que juzgan a los vecinos de racistas, póngase a pensar si no es más racista el que se les aparte a los recién llegados a un lugar tan lejano. Un lugar como lo es Tunte, en donde a penas hay buenas comunicaciones y servicios. Sin olvidar que ni guardia civil hay, y la local como si no existiera.

    Esas personas necesitan un lugar lo más cercano posible a los servicios y aún más a los hospitales y centros que estén preparados para atenderlos. A mayor distancia se encuentren, aumenta el riesgo de contagio por la suma de interacciones que se producen en el transcurso del camino y/o tiempo.

    En Tunte están desprotegidos tanto ciudadanos de la zona como foráneos (interprétese todo aquel que vive temporalmente: vivienda vacacional, segundas residencias, turistas…)

    Por ende, no juguemos a la primera de cambio y visualicemos antes la cruda realidad del asunto por el bien de todos los seres humanos sin distinción de etnia o procedencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *